Al mal tiempo buena cara – Luang Prabang-

 

Cuando algo no sale como tenia previsto, tengo dos posibilidades. Tomármelo bien, o intentar buscarle un lado positivo a la situación. Os aseguro que SIEMPRE existe. Hace tiempo me di cuenta, que los días radiantes, dependen más la actitud que del tiempo, y que de poco sirve enfadarse por los imprevistos.

En Luang Prabang tuve un pequeño contratiempo con el visado para Vietnam. Resulta que la embajada cerró justamente el día que iba a solicitar el visado, y no volvían a abrir en los siguiesen 5 días. Otra opción era ir a Vientian con sus respectivas horas de autocar, haciendo un camino que luego tocaría recorrer en sentido opuesto para entrar a la zona norte de Vietnam.

Finalmente decidí quedarme y disfrutar de 5 maravillosos días en Luang Prabang , que reconozco que me pasaron muy rápido.

La colonización francesa, dejo su huella en muchas cosa, pero algo importante fue en la alimentación. Que maravilla encontrar paraditas “baguettes”. Eso sí, no esperéis un pan de gran calidad, pero después de unos meses, como me apetecía descontentar un poquito de la cocina asiática, me pareció mas que correcto pagar 10.000 kips (1€ aprox.) por estos bocadillos.

Durante estos días que estuve en esta ciudad, ella se enamoró de mi, y yo de ella. Unos templos muy bonitos, el espectacular rio Mekong, una cuevas con budas dentro, las baguettes, las noches en el bar Utopia, conversar con monjes, el mercado nocturno, y las cascadas más bonitas que nunca he visto. Todo esto es un flash de un segundo que aparece en mi mente cada vez que escucho Luang Prabang.

Como llegar

A Luang Prabang se puede llegar por tierra, utilizando la lenta red de carreteras, por el rio Mekong, o los que prefieran un viaje más rápido, pero también más económico pueden utilizar el transporte aéreo.

Para los que vengan desde la frontera con Tailandia, podéis encontrar más información aquí.

Dónde dormir.

La zona mochilera está situada alrededor del Royal Palace. Preguntad, hay infinidad de precios y calidades

Que hacer.

Comer una baguette

En todos los negocios, ofrecen el mismo tipo de pan, y no es que sea de mucha calidad, pero los rellenos de los bocadillos, son realmente sorprendentes. Explorar la zona, seguramente os sorprenderá a más de uno. Los mejores precios los conseguiréis en las paradas del al final del night market. Sobre los 10.000 kip.

Comer en el street foot market

Al final del night market, hay una calle que sale perpendicular a la calle donde se encuentra el mercado. En ella encontrareis bufetes libres a muy buen precio. 10.000 kip por toda la pasta, arroces y verduras que puedas comer, luego cada pieza de pescado o carne son 10.000 kip, y la bebida de 5.000 a 10.000 kip.

Subir al templo Phu Si.

Después de subir las más de 300 escaleras, nos espera unas espectaculares vistas de la ciudad y unos magníficos monumentos escondidos entre arboles y vegetación.

Hablar con monjes.

Nunca me imaginé que hablaría con un monje. Es de lo mas sencillo. Si accedéis a cualquier templo, veréis que hay siempre algún monje paseando en el exterior. Os recomiendo que os acerquéis a hablar con ellos, realmente son personas que les encanta hablar, dan buenos consejos y se interesan mucho por conocerte.

Refrescarse en las cascadas (Kuang Si falls).

Me faltan palabras para describir lo bonitas que son estas cascadas. Realmente vale mucho la pena ir. Se trata de un seguido de piscinas naturales, con agua turquesa , alimentadas por una enorme catarata en la parte alta. El entretenimiento principal es saltar des de un árbol con una cuerda al puro estilo Tarzan, tal como podéis escuchar a continuación.

La entrada cuesta 20.000 kip, y para llegar podéis alquilar una moto, o compartir un taxi con otros viajeros.

Pak ou caves.

Se trata de un par de cuevas situadas a unos 30 km de Luang prabang. En ambas cuevas, hay una gran cantidad de budas, todo y que la mejor, es la cueva superior, ya que esta se halla completamente a oscuras, iluminada por velas Es recomendable que llevéis vuestra propia luz, aunque no debéis asustaros, ya que es muy difícil perderse.

El precio de la visita son unos 20.000 kip.

Tomar una copa en el bar Utopia

Al caer la noche, todo los restaurantes cierran. El bar con más ambiente para tomar una copa, es el bar Uopia. Hay unas excelentes vistas al rio, una pista de voleibol, y muchas mesas perdidas por su bosque donde conversar alegremente entre criaturas nocturnas y gekkos. Cierran sobre las 00:00. Los que aun tengan ganas de marcha, deberán contratar a un transporte para que les lleve hasta la bolera que sirve de excusa para tomar copas hasta altas horas de la noche.

[AFG_gallery id=’33’]

About the Author: Ferran
Author Website: http://mundoensonidos.com

2 comments

  1. Josep dice:

    Realment super interessant ,sobretot el color i el soroll de

    l´aigua muntanya avall…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.