Cuevas y gigantes, Luoyang

Luoyan es una ciudad que vale la pena visitar. Se nota que no es una ciudad muy turística, en el sentido de turistas occidentales, y hasta se puede respirar un cierto aire de tranquilidad.

Al salir de la estación de tren, me dirigí hacia el primer taxi que encontré parado en los alrededores. Como venia siendo habitual, ni el taxista ni yo encontramos una manera de comunicarnos, por suerte en el hostal de Xi’An, muy amablemente habían escrito en un papelito la dirección y el nombre del albergue donde había reservado la noche anterior. Esto fue mano de santo, ya que el taxista lo comprendió perfectamente y me llevó sin ningún problema a mi destino.

A penas pasé 48 horas en esta ciudad, pero en este tiempo hice un poco de todo. Para empezar en Luoyang hay un gran mercado de comida callejera, donde se puede degustar platos realmente curiosos. Personalmente me encantan estos mercados. A veces es realmente difícil comprender los ingredientes del plato que estas degustando, así que mi consejo es que lo probéis, y si os gusta no preguntéis de que está hecho, simplemente disfrutad de los gustos.

Comida callejera en Luoyang

Quizás algunos turistas acudan a esta ciudad porque el mercado de comida, pero sin duda la visita estrella son las Cuevas de Longmen. Se trata de una infinidad de cuevas excavadas en la roca a orillas del rio. Es curioso ver la infinidad de cuevas que hay. En medio de todas ellas, de vez en cuando aparece alguna estatua gigante de alguna deidad religiosa.

Cuevas de Longmen

Los gigantes de Longmen

Para acudir a estas cuevas, tan solo hace falta coger un autobús urbano, que por unos pocos yuans, nos llevará hasta la entrada de esta atracón turística.

[AFG_gallery id=’44’]

About the Author: Ferran
Author Website: http://mundoensonidos.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.