Siem Reap, piedras preciosas (parte 2)

Después del suceso en el autobús, esa noche llegamos sin más percances a Siem Reap. Tal como nos bajamos del autocar, Mario, Peke y yo, nos encontramos con una horda de tuctucs , tal como viene siendo habitual en toda Asia.

Después de unos cuantos meses de experiencia por este continente, he llegado a la conclusión, que los conductores de estos divertidos vehículos, vienen a ser el Google de los viajeros. Es verdad que muchas veces tienen comisión allá a donde te lleven, pero por otro lado, te facilitan mucho el trabajo de buscar el alojamiento o restaurante con mejor calidad – precio. Cabe decir, que los mejores alojamientos donde he estado, no aparecían ni en la Lonely Planet, ni en Trip Advisor, ni en Hostelworld. Los he encontrado gracias a estas personas.

El procedimiento es muy sencillo, tan solo hace falta decirle las características del alojamiento que estas buscando. No importa si quieres dormir en una habitación de lujo, o en un dormitorio lleno de mochileros, si quieres wifi, cerca de la estación de tren, con servicio de lavandería gratuito, etc. Solamente le tienes que explicar qué es lo que quieres, un precio máximo, y si existe , te lo va a ofrecer. Con el tiempo les coges cariño y a prendes a negociar con ellos. Quizás un día les dedique un post .

Bueno, pues una vez instalados en la ciudad, estuvimos hablando sobre el numero de días que íbamos a visitar las ruinas. Los templos de Angkor ofrecen pases de 1, 3 y 5 días. Se trata de una zona inmensa llena de piedras preciosas llamadas templos. Nosotros optamos por realizar la visita de un solo día, y movernos con tuctuc. A no ser que seáis unos fanáticos de las piedras, os aseguro que esta combinación es la mejor. Nosotros pagamos 15 dolares por el tuctuc, y 20 dolares cada uno por la entrada de un día.

Monje alucinando con los templos

El famoso Angkor Wat

Es difícil de explicar en palabras lo grande y bellos que son esos templos, así que mejor le echáis un vistazo a la galería de fotos y os hacéis una idea.

Con Mario y Peke, dos excelentes viajeros

El último día fue muy especial. Por un lado, me despedía de Mario y Peke, con quién tan buena relación había tenido durante este viaje, de hecho ha sido con los viajeros que más experiencias he vivido. Me quedé con ganas de más. Por otro lado tras el despegue desde el aeropuerto dejaba atrás esta zona tan mágica llamada sud este asiático, y por último, en mi nuevo destino me esperava Xavi, una amigo que hace 4 años se trasladó a vivir a Shangai, y desde entonces lo había visto en 4 ocasiones contadas, en una de esas visitas relámpago que hacia para visitar familiares y amigos.

[AFG_gallery id=’41’]

About the Author: Ferran
Author Website: http://mundoensonidos.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.