Xi’An

Todo y ser un medio de transporte que me encanta, no recuerdo el tiempo que hacia, que no viajaba en tren. La última vez que viajé en este medio de transporte fue en la India, quizás fue por eso, o quizás porque tienen más similitudes de lo que parece a simple vista, el viaje desde Shangai hasta Xi’An, hizo aflorar en mi mente mi recién viaje a la India.

Los trenes en China tienen varias categorías, desde las más lujosas hasta las populares, pero es en estas últimas donde se conocen a los auténticos ciudadanos del país. Aquellos que han construido la actual China a base de muchas horas de trabajo, aquellos que viven en la ciudad y se autoconvencen que su nivel de vida es mejor que en el pueblo. Aquellos que prefieren vivir como un esclavo operario, y no como un simple agricultor. Pero también son aquellos que se sorprenden al ver a un occidental viajando con ellos, y sin hablar ninguna palabra en un idioma conocido por ambos, se empeñan en contar su vida y conocer la vida del otro. Me encantó.

En Xi’An me sentí a gusto, así que decidí dedicarle 3 días a visitar todo lo que me podía ofrecer.

Por un lado acudí a visitar a los famosos Guerreros de Terracota. Esta era la segunda vez que me encontraba con ellos, la primera había sido por allá el 2004 en el Forum de las culturas en Barcelona. Debo decir que esta es una de esas visitas que “debes hacer” , pero se trata de una visita tan turística que pierde la magia que pueda tener.

Guerreros de Terracota

En la ciudad, también fui de visita a la Drum Tower, y la Bell tower. Tal como indica su nombre, se trata de la torre del tambor, y la torre de la campana. En ambas se pueden ver todo tipo de campanas y tambores.

Vistas de la Bell Tower

 

Detalle de la Drum Tower

Alrededor de la Drum tower, me encontré con algo inesperado, pero que me encantó. Alrededor de la mezquita de Xi’An, está el barrio musulmán, y fue todo una experiencia para vista, oído y olfato, pasear por sus calles. Sin duda alguna fue lo que más me gustó de esta ciudad.

Venta de especies en el barrio musulmán

 

Delicioso tofu en el barrio musilmán

Como hacia ya algunos días que no hacia ejercicio, decidí pasear por la muralla de la ciudad. Para hacerlo, se puede alquilar una bicicleta en la parte superior de la muralla, y recorrer sus 14 km de perímetro. Es una buena manera de ver la ciudad desde otro punto de vista.

Pedaleando por la muralla

Otra actividad que me lo pasé en grande, es acudiendo a la plaza donde se encuentra la Dayan Pagoda. En este entorno, los lugareños acuden a pasear cuando el sol les da un respiro. Pero es cuando la luna aparece, cuando mejor se lo pasan. Para empezar esta plaza esta rodeada de arbolillos artificiales que a medida que la luz natural va desapareciendo, estos van iluminando sus hojas. Paso seguido y a ritmo de la música, empieza un show de agua y luz, donde el principal atractivo, es terminar mojado como un pato.

Espectáculo de agua y luz en Dayan Pagoda square

Xi’An es muy conocida por sus guerreros de terracota, pero si visitáis la ciudad, os recomiendo guardaros cierto tiempo, para disfrutar de muchos otros encantos que tiene

[AFG_gallery id=’43’]

About the Author: Ferran
Author Website: http://mundoensonidos.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.